buenaventuradelcharco.es

Creo que acompañar y ayudar a aliviar el dolor humano es de las pocas cosas honestas y buenas que puede hacer una persona. Siempre he sido un tío crítico y curioso, lo que me ha llevado a estudiar y formarme en las cuatro principales corrientes de psicoterapia (psicoanálisis, cognitivo-conductual, humanismo y sistémica) tanto en mi praxis clínica en la consulta como en mi actividad docente en la universidad. En mi opinión, lo importante es la relación humana que se construye entre el paciente y el terapeuta, basada en la aceptación incondicional, la empatía y señalar la realidad de las cosas, por dolorosas o duras que sean.

Tengo unas pocas máximas propias, que me sirven de guía en mi trabajo. La primera, sería algo como “yo puedo saber mucho de psicoterapia, pero no puedo saber más de ti y de tu vida que tú, así que vamos a juntar lo que yo se de esto con la sabiduría superior que posees sobre ti mismo”. La segunda, es que seguir probando más de lo mismo no va a dar solución, hay que probar cosas nuevas. La tercera, y más importante, es que, si en la terapia no hay una sensación de conexión, si tienes que “adaptarte” al psicólogo, esa terapia no va a funcionar y es mejor derivar el paciente.

Mi trabajo no es darte respuestas, o “técnicas”. Creo que la felicidad es algo demasiado complejo para que sea cuestión de unas técnicas iguales para todos, por eso, no trato que mi paciente se adapte a mi protocolo de técnicas, sino que soy yo el que trata de adaptarse a la realidad subjetiva de mi paciente. No creo que haya una forma “adecuada” de hacer las cosas, de hecho, creo que gran parte de los problemas vienen porque nos obligamos a seguir la forma supuestamente adecuada, impuesta por otros, en vez de escucharnos a nosotros mismos, de ahí que, aunque sigamos la receta y nos esforcemos, no nos funciona.

Por tanto, creo que cada persona debe buscar su propia forma de construir una subjetividad que le haga feliz y funcional en el mundo.

Practico Psicoterapia Humanista en un formato individual, que engloba desde modelos empíricos como la Terapia Focalizada en la Emoción (Emotion Focused Therapy) a perspectivas más filosóficas y existenciales, como las lecciones de Viktorl Frankl, Carl Rogers o Fritz Perls, muy útiles para problemas como sentirnos perdidos o vacíos, que no tienen por qué ir acompañados de un síntoma concreto (ansiedad, depresión…). A nivel familiar, trabajo desde una perspectiva de Terapia Familia Sistémica, ya que aporta un enfoque que ayuda a generar perspectivas alternativas del problema, que abren posibilidades y caminos para que el cambio sea posible y romper los viejos círculos viciosos.

Practico una psicoterapia diferente a la que se suele practicar en España, más basada en la relación psicólogo-paciente que en la técnica y en el deber del psicoterapeuta de enfocar a cada paciente como algo más que un diagnóstico, sino como un ser humano que sufre pero que es capaz de encajar el dolor y que tiene el potencial natural no sólo para sanar, sino para ser feliz.

Aviso Cookies!

Este sitio utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso.